miércoles, 13 de febrero de 2019

Demostremos que en verdad amamos!!!


Estamos a pocas horas de una celebración que se ha convertido en algo muy popular y motivo de gozo para muchos y motivo de tristeza y soledad para otros muchos, esto por la manera en que se a comercializado y se ha reducido el verdadero significado de la palabra Amor, tratando de limitarlo a una celebración en un día "especial" cuando el Verdadero Amor es mucho más grande de lo que nosotros podamos expresarlo o explicarlo.

Algunos dicen que el amor es un sentimiento, una emoción, muchas veces mal relacionado a la atracción de una persona por otra, llegando al punto de decir que es "mi amor platónico" o "mi amor verdadero" tomando esto de la idea del romanticismo; otros incluso hablan del "amor a primera vista" o también del "amor Clandestino", como la historia de Romeo y Julieta, también otros hablan o viven el "Amor a la Distancia"y algunos cantautores modernos lo han denigrado a que "pueden vivir felices los cuatro".  En fin muchas ideas, definiciones, puntos de vista e ideas de lo que puede ser el amor pero siempre lejos de lo que el Verdadero Amor Es.

El amor no se demuestra solo dando regalos, o diciendo palabras lindas, o enviando muchos emoticones con corazones, el amor se demuestra viviéndolo día a día, en la forma en la que respondemos, en la manera en la que tratamos a los que nos rodean, en como yo hago las cosas sin esperar nada a cambio.

1 Juan capítulo 4:16 nos dice claramente que es el Amor, o mejor dicho nos dice quien es El Amor, "Sabemos y creemos que Dios nos ama, porque Dios es amor." (TLA)  El Amor no es un sentimiento, no es una emoción, no es un día para celebrar, El Amor es Dios.

Si de verdad queremos demostrar que amamos debemos amar en la manera que Dios nos ama a nosotros. El amor de Dios es incondicional, es decir, que no espera nada a cambio.  Aún cuando nosotros no respondemos en obediencia a el amor de Dios el nos sigue amando.  "El verdadero amor no consiste en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo, para que nosotros fuéramos perdonados por medio de su sacrificio." 1 Juan 4:10 TLA  l 

Dios nos pide que lo amemos a El con todo lo que somos, con todo nuestros ser, espíritu, alma y cuerpo, pero también nos pide que amemos a los demás, a nuestro prójimo, a nuestros semejantes, a todos los que nos rodean; esto incluye a aquellos que no nos caen bien, a los que nos han hecho daño, a nuestros padres, a nuestros hermanos a toda nuestra familia.  

La Biblia habla del amor Filial podemos decir que este debería ser el amor que tenemos por nuestros padres, el padre debe demostrar este amor basado en autoridad, respeto y protección que es lo que le debe brindar a sus hijos, pero los hijos deben amar a sus padres  entendiendo que deben obedecerlos porque son las personas que los educan y los protegen.   

La Biblia también habla del amor fraternal, que debemos tener hacia nuestros hermanos y hacia aquellos que no son hermanos de sangre pero con los que convivimos durante mucho tiempo de nuestra vida.  Yo me atrevo a decir aquí que es el amor que debemos tener hacia todos los que nos rodean.  Esta es una de las mejores maneras en las que podemos Demostrar que en verdad amamos, tratando a todos fraternalmente.

"Nosotros amamos a nuestros hermanos porque Dios nos amó primero. Si decimos que amamos a Dios, y al mismo tiempo nos odiamos unos a otros, somos unos mentirosos. Porque si no amamos al hermano, a quien podemos ver, mucho menos podemos amar a Dios, a quien no podemos ver. Y Jesucristo nos dio este mandamiento: «¡Amen a Dios, y ámense unos a otros!»" 1 Juan 4:19-21 TLA

No podemos decir que amamos a otras personas si no amamos primero a Dios.  Pero también parte importante de poder amar a otros es que yo me ame y valore a mí mismo.  Tengo que tener amor propio, se habla de amor propio en referencia a la aceptación, el respeto, las percepciones, el valor, los pensamientos positivos y las consideraciones que tenemos hacia nosotros mismos.  Pero muchas veces no tenemos amor propio por nuestro contexto, por las dificultades y situaciones que hemos vivido en el pasado, en otras palabras no podemos amar porque tenemos temor.  Temor a ser rechazados, temor a ser engañados, temor a no llenar las expectativas, etc., etc.  La única manera de poder superar esta situación es conociendo y aceptando al Verdadero Amor.  y entendiendo que no se trata de cuanto yo pueda amar a Dios si no de que El me amó a mí primero, "Nosotros amamos a nuestros hermanos porque Dios nos amó primero." 1 Juan 4:19 TLA   Esto hace toda la diferencia si yo entiendo y acepto que Dios me amó primero no por lo que hago o por lo que tengo sino por lo que significo para El,  entonces podré iniciar el proceso de amar a los demás.

Solo recibiendo a Jesús en nuestros corazones podremos ser libres del temor y podremos demostrar que amamos en verdad.  El amor de Dios es el que hecha fuera todo temor que podamos tener en nuestra mente y en nuestros corazones.  En este "mes del cariño" y el resto del año te reto a que Demostremos que en verdad amamos, cumpliendo lo que Dios nos pide en su palabra: 

"Si en verdad amamos a los hermanos, y si vivimos como Jesucristo vivió en este mundo, no tendremos por qué tener miedo cuando Jesús venga para juzgar a todo el mundo. La persona que ama no tiene miedo. Donde hay amor no hay temor. Al contrario, el verdadero amor quita el miedo. Si alguien tiene miedo de que Dios lo castigue, es porque no ha aprendido a amar. Y Jesucristo nos dio este mandamiento: «¡Amen a Dios, y ámense unos a otros!»" 1Juan 4:17,18 y 21 TLA

Recuerda:
1. Dios nos amó Primero
2. Debemos amar a todos los que nos rodean (esto incluye a tu familia)
3. Debemos amarnos a nosotros mismos
4. El amor de Dios hecha fuera todo temor (debes conocerlo y recibirlo en tu corazón)
5. Amar a Dios y a los demás es un mandamiento que El nos dejó.
6. Demostremos que amamos por medio de lo que hacemos.

¿De que manera vas a demostrar el amor el día de hoy?


lunes, 4 de febrero de 2019

Yo Estoy Contigo


A medida que vamos creciendo siempre buscamos ser independientes siempre queremos que vean que nosotros podemos hacer las cosas solitos por nuestra propia cuenta.

Cuando éramos bebés queríamos ser libres para poder movernos sin necesidad que nuestros padres nos ayudaran a hacerlo.  Queríamos ser libres de ir a donde quisiéramos.  Queríamos ser libres de tocar y agarrar lo que se nos pusiera en frente.  El ser humano por naturaleza busca libertad.  

Cuando somos adolescentes no queremos que nuestros padres nos digan que hacer porque eso nos hace ver como débiles, y un adolescente no es débil, o al menos eso pensamos.  Ya estoy grande, argumentamos; pero en realidad estamos en proceso de crecimiento hacia la vida adulta, aún nos falta mucho por recorrer y aprender para llegar allí.  

Cuando ya somos adultos nos ponemos en el plan que ya lo sabemos todo y no necesitamos ayuda ni consejos de nadie más, especialmente de nuestros padres, al fin de cuentas yo ya soy un adulto y se muy bien como conducirme en la vida.  "Yo lo sé todo" gritamos voz en cuello. 

En realidad el ser humano fue creado para ser dependiente, pero durante toda la historia de la humanidad iniciando con Adán y Eva en el Jardín del Edén, hemos buscado ser libres para hacer lo que se nos dé la gana y es eso precisamente lo que nos ha llevado a enfrentar y lidiar con más problemas y dificultades, nuestro afán por ser independientes y libres nos aleja de Dios y nos limita o nos desacelera de recibir todo lo que El tiene para nosotros, podríamos decir que nos sucede lo mismo que al pueblo de Israel, la tierra prometida estaba allí a unos pasos pero por querer ser libres caminaron en el desierto 40 años, la promesa tardó en llegar por el afán del pueblo de ser libre.

Desconozco que situación, problema o dificultad puedas estar pasando el día de hoy, recuerda que somos seres dependientes y que todo lo que sucede está bajo el poder y dominio de Dios Isaías 41:4 PDT dice: "¿Quién ha hecho esto  y permite que esto suceda? El que desde el principio controla la historia.  Yo, el SEÑOR, estoy presente de principio a fin."  El tiene en control lo que está sucediendo en tu vida y quiere abrazarte y acompañarte en este camino, solo debes recordar que El está allí contigo ahora.  Nuestra naturaleza humana nos hace alejarnos de Dios pero la naturaleza de Dios es estar siempre con nosotros, el plan de Dios es que vivamos la eternidad con El.  

¿Cómo te sientes por eso que estás viviendo y experimentando hoy? ¿Cómo te hace reaccionar la situación por la que estás pasando? ¿Tienes temor?  no tienes porque sentirte solo o sola, no tienes porque vivir esa situación por tu propia cuenta, recuerda eres una creación valiosa y El Creador está contigo y quiere estar contigo para abrazarte y amarte, como cuando éramos niños pequeños y teníamos temor y nuestros padres o abuelos nos abrazaban y cargaban para que no tuviéramos más miedo.  Dios quiere hacer lo mismo hoy "No temas, estoy contigo, Yo soy tu Dios, no tengas miedo.  Te fortaleceré, sí, te ayudaré.  Te salvaré con mi mano victoriosa.  Porque yo, el SEÑOR tu Dios, te tomo de la mano.  Yo soy el que te dice: Te ayudaré, no tengas miedo." Isaías 41:10 y 13  PDT, no tengas miedo, no te sientas solo o sola, El Creador está contigo.

Y Dios nos ama tanto que promete que aún cuando no vemos un camino, aún cuando no vemos la solución, aún cuando humanamente pensamos que no hay alternativa, El va estar con nosotros y con su poder hará que veamos un milagro, una bendición, provisión sobre natural.  "Haré que broten ríos de las cumbres desiertas y manantiales en medio de los valles.  Convertiré el desierto en una laguna y el campo seco en manantiales." Isaías 41:18 PDT.  No te desanimes, no te desesperes, no te sientas solo, eres creación preciosa y El Creador está contigo, verás con tus ojos físicos el poder de Dios que te sacará adelante de la situación que estes viviendo hoy. 

Recuerda:
1. Somos creación de Dios.
2. Nos creo para estar con El, somos seres dependientes.
3. El está Contigo y El controla la história.
4. No tengas miedo. El te va a dar fuerza para seguir adelante.
5. Dios va a hacer un milagro.